Durmiendo con mi madre.


Durmiendo con mi madre.

Recuerdo muy bien cuando dormía con mi madre, yo estaba en sexto de primaria y ella tenía 35 años, ella muy conservadora y religiosa, físicamente de piel clara, chaparrita, un poco piernuda, nalgona, cintura marcada, pechos medianos, cara redonda y algo guapa; y yo apenas cursando 6to de primaria, como todo niño delgado, misma estatura que la de ella 1.50 m, moreno, con la curiosidad de todo niño que aunque yo era muy callado en temas de sexo, escuchaba con atención a mis amigos sobre en el recreo.
Mi historia es que como dije: dormía con mi madre cuando mi padre se iba de viaje por semanas. Al principio lleno de dudas y curiosidad sobre el físico de la mujer que según mis amigos tenían vellos en su vagina y lo bonito que era acariciar a la mujer, sobre todo en esa parte. Me di a la tarea de acariciarla con mucho cuidado cuando se dormía, para darme cuenta de ello le platicaba cualquier cosa, y cuando me dejaba de contestar y escuchaba sus ronquidos, poco a poco aprovechando que ella dormía sin ropa interior y con ropa muy holgada, (blusa y falda, esta última amarrada con una faja) le quitaba la faja muy despacio, y prácticamente quedaba desnuda con la falda enrollada en la cintura: Luego la abrazaba despacio como de cucharita como si tuviera frio, empezaba por acariciarle los pechos y jugar con sus pezones, luego bajaba despacio por el estómago, hasta llegar a su vagina, recuerdo la sensación de acariciar por primera vez los vellos chinitos que tenía, semi poblados al tacto, poco a poco me aventuraba a meter mi dedos dentro de la vagina, jugaba un rato y luego bajaba a acariciar sus piernas toda su piel muy suavecita pero firme. Aunque ya no le amarraba la faja, al despertar primero ella, no me decía nada los primeros días, pero a los tres días, al salir para la escuela me dijo te vas a ir a confesar pues eres muy mano larga, no conteste nada y me quedé preocupado, en el receso los amigos siguieron comentando sobre coger, meter el pito en la vagina y sacar los “mecos”, yo no entendía bien y aunque no participaba en la plática no perdía detalle, en la comida mi madre ya no me dijo nada, y en la noche me volvió a invitar a dormir con ella, con más precaución por el miedo se saber que se había dado cuenta ya, pero animado por la curiosidad repetí de nuevo todo, nomás con la diferencia que me entretuve más ya en la vagina explorando todo con una mano y la otra jugando con los pechos, por primera vez noté que se mojó mucho, pensé que era orina, pero seguí, y por atrás le acercaba mi pito bien tieso. Como pude me coloque de costado frente a ella e intente hacer lo que mis amigos decían meter la verga en el cocho, pero no lo logre no alcanzaba por la posición de mi madre, por lo que desistí y me dormí. Al día siguiente de la misma forma al salir de la casa me dijo ella: sigues de mano larga ahora si vas a ir a confesarte, igual me fui sin decir nada, de nuevo en el recreo puse más atención esta vez platicaron más cosas sobre la eyaculación masculina y yo ni idea, solo aumentaban más las dudas, y hablaron de masturbarse con la mano también. En la noche igual no me reprochó nada, solo dijo ya vente a dormir, yo miedoso pero con curiosidad me volví a acostar junto a ella, y esta vez sin esperar a que durmiera me abrace, de cucharita de nuevo, no dijo nada, así se quedó dormida después de un tiempo, yo ahora con más confianza la acaricié todo el cuerpo aprovechando que se había movido y se había puesto boca arriba y las piernas ligeramente abiertas, esta vez le bese el cuerpo los pechos y el estómago hasta llegar a las piernas, y le metí los dedos y las sacaba de dos o de tres a la vez, y mi pito cada vez tieso y húmedo, casi como la vagina de mi madre, yo seguía pensando que se orinaba; repentinamente dejó de roncar lanzo un leve gemido y así como estaba boca arriba recogió las piernas quedando las rodillas levantadas y abiertas. Yo me quedé quieto por un momento y luego metiéndome como pude de rodillas intentaba meterle mi verga, pero no alcanzaba apenas rozaba por afuera mojándose más con el líquido vaginal de mi madre, mi madre gemía más seguido aunque levemente y ya no roncaba, yo seguía intentando en mi desesperación y falta de pericia, no me pude sostener y caí encima de ella agarrándome un poco en el suelo con las manos, raro pero no se despertó ni dijo nada, solo me abrazó con sus brazos y me quedé quieto encima de ella, después de un rato ella estiró las piernas quedando más abierta de las piernas, mi verga palpitaba más y como pude la metí completa, sentí calientito y una rica sensación se apoderó de mí, y por instinto metía y sacaba mi verga como antes lo hacía con mis dedos, después de un rato, sentía más caliente adentro de la vagina, mi madre “se orinó de nuevo” dije, seguí bombeando y sentí mi cuerpo ponerse tieso por todos lados me y por fin pude saber que era sacar los mecos como decían mi amigos y echarlos dentro de la panocha de mi mami. Quedé un rato así, encima de ella, y me anime a darle un beso en la boca entreabierta, aun gemía calladamente. Me bajé cuando ella dejo de abrazarme, me puse a su lado de nuevo como siempre, de cucharita.
Al día siguiente como siempre al salir de la casa me dijo, ahora si no regreses a casa sino vas a confesarte, te pasaste anoche!
En el receso mis amigos platicaron sus anécdotas, igual no participé pero supe que muchas cosas eran ciertas otras no tanto. Y aunque mi progenitora nunca volvió a decirme que me durmiera con ella, meses después me recordó que tenía que confesarme para las fiestas del pueblo y que tenía que decir todos mis pecados en especial que era muy tentón. Ahora cada que veo a mi madre la recuerdo “cuando se orinaba” y la sensación de pasar la palma por su vellos púbicos como si fuera ayer, y sé también que no dormía que en cierta forma me guiaba, y que me enseñó a como coger a una mujer y le agradezco silenciosamente.

Un comentario sobre “Durmiendo con mi madre.

  • el 19 noviembre, 2018 a las 06:17
    Permalink

    Ojalá tuviera das las madres fueran como la tuya. ¡Afortunado!

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. .

A %d blogueros les gusta esto:

Online porn video at mobile phone


xxx doctorasporno orgiasespiando a mi esposazoofilia en espanolnuevos videos de zoofiliaestudiantes cojiendopornografia zoofiliarelatos zoofilia gayvideos zoofilia mexicopeliculas porno zoofiliaporno gay mexicoprostitutas xxxuniversitarias xxxinfieles pornozoofilia gay con caballostransexuales follandoxxx zooporno geysexo por primera vezporno gay violacionsexo con mi tiazoofilia gatoszoofilia madurasxxx zoofilia gaysexo primera vezzoofilia gifszoofilia onlinepeliculas zoofiliavideos zoofilia comxvideos de zoofilia gratiszoofilia xvideosvideos x zoofiliaver zoofiliavoayeursincesto realporno cachondozoofilia gayver zoofilia gratiszoofilia gay tumblrsexo analvideos porno gratis de zoofiliasexo entre hermanosmujeres follando con animalessexosintabuesinsesto gayrelatos zoofiliazoofilia vixenzoofilia perrosmujer zoofiliarelatos de travestiszoofilia caninarelatos zoofilia hombrepelicula de zoofiliasexo anal xxxgorditas xxxvaginas mojadaszoofilia mujerxxx nalgonaspanochas mojadasesposa calientecogiendo a mi cunadadespedida de soltera xxxxxx secudesvirgandosexo calienterelatos de cornudossexo con madrastraborracha xxxvideos de zoofilia xxx gratisvideos de zoofilia orgsuegras xxxzoofilia cartoonxxx tiasvideos de zoofilia gratiszoofilia perroxxx zoofiliavergonrelatos de incestochicas ardientesxxx suegrasvoyeur mexicano